SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 8 de marzo de 2018

Actividades febrero 2018. Sistema Alto del Tejuelo.


Hoy es el día internacional de la mujer. Como bien dice mi santa, no se tendría que celebrar este día porque eso quiere decir que algo no funciona en la sociedad. Sin embargo, quiero destacar, que en esta última entrada al SAT ha ocurrido algo a lo que no estamos muy habituados a ver en las exploraciones. Ha habido mayor participación de mujeres que de hombres. Ojalá que esta circunstancia no sea un hecho excepcional y se suceda asiduamente.
 
Os dejo el relato realizado por una de ellas, Julia, con el visto bueno de los demás que participaron en esta exploración.

Lunes 19.02.2018

Nos reunimos en el albergue de Jordi a la hora de comer Nano, Sergio, Alba, Sara, Avelina y Julia. Sergio y Alba nos han preparado unos macarrones con verduritas y carne picada para chuparse los dedos, que además se acompañan con unas empanadas que ha preparado Julia.

Después de comer, y viendo que Fernando y Nacho se retrasan un poco, decidimos empezar a hacer el cambio de coches y mandar a un primer grupo (Avelina, Alba y Julia) hacia la cueva. Fernando y Nacho llegan justo cuando sacamos el coche para subir, aun así nos dividimos en tres grupos.

En la aproximación hay un montón de nieve, llueve y hace una temperatura genial así que en la bajada hacia la cavidad, el barranco por donde normalmente progresamos es un rio enorme por el que es imposible continuar sin ponerse de agua hasta arriba. Al final, Julia, Alba, Avelina, Nano, Sergio y Sara coinciden en la entrada y se organizan para bajar juntos. Fernando y Nacho llegan un poco después mientras los demás estamos todavía entrando.

Los seis primeros se organizan en dos grupos: Alba, Sara y Sergio, que salen a las 6.30 y según llegan empapados a la base de los pozos tiran para el vivac; y el segundo, Avelina, Julia y Nano que hacen lo mismo (en los pozos te mojas). A las 8.30 estamos los seis en el vivac. Preparamos unas sopitas, intentamos secarnos, con bastante poco éxito, al menos por mi parte, y comemos un poco de empanada. Empezamos a preocuparnos porque Nacho y Fernando no llegan. Al final, cenamos y a las 11 Sergio y Nano, cargados con una cuerda de 50m vuelven sobre sus pasos y suben el pozo en 40 minutos. Se encuentran en la parte superior las sacas con comida de Fernando y Nacho. Nano sale a la calle a llamar y descubre que el descendedor nuevo de Fernando no ha bajado ni 15cm de la maroma que tenemos instalada e, incapaz de descender los pozos, ha tenido que salirse. Debido al agua de los pozos no conseguimos oírles cuando nos intentaron avisar.


Con las mismas, bajan otra vez los pozos y para la una les tenemos de vuelta (durante un par de horas sólo hubo chicas en el vivac, una situación nunca antes vista).

Como los chicos llevan una buena paliza (2 horas para salir y volver al vicac no se lo hace cualquiera), decidimos poner tarde el despertador.

Martes 20.02.2018

Debido a las circunstancias de la noche anterior, el despertador sonó a las 9 y no salimos del vivac hasta casi las 12 de la mañana (Nano parecía quejarse de tener agujetas, algo de lo que nunca pensé que iba a ser testigo). En el pasamanos de 100 hacemos dos grupos. Allí había marcadas dos incógnitas en unos tubos que salen del mismo pasamanos. Sergio, Sara y Julia entran y topografían el primero que es una rampa que conecta con el derrumbe en la parte inferior. Nano, Avelina y Alba van al otro tubo, pero para la total indignación de Nano, se encuentran con que su pozo ha sido bajado (o por lo menos instalado) y que pone “Dirk” y hay una marca que puede parecerse a una cruz, además se ve que está topografiado porque hay marcas de pinturín.

Así que estos tres últimos se van al P30 a ver qué es lo que hay que hacer. Cuando el primer grupo termina la topo comen todos juntos y se vuelven a repartir grupos.

Esta vez Alba, Sergio y Julia se van a la pared opuesta a topografiar unos tubos. Alba se mete por un laminador bastante estrecho y encuentra un laberinto de tubos con suelo muy cómodo de arena. Decidimos llamar a ese grupo de galerías “Laberinto de las Amadas Líderes”. Entre punto y punto echamos la tarde y dejamos trabajo pendiente para el día siguiente, aunque nos decepcionamos un poco al escuchar tan cerca al otro grupo en sus idas y venidas por el pasamanos, ya que nos indica que posiblemente esté todo interconectado con el derrumbe y que no nos estamos yendo a blanco.

El grupo de Sara, Avelina y Nano instalan el P30, que por desgracia no tiraba, así que se desinstala pero se deja la cabecera para tirar un punto de topo al día siguiente. Vuelven al punto donde habíamos comido, dejan una nota para indicar que se van a intentar encontrar la entrada a “El Coto”, pero no consiguen llegar a la galería donde están las incógnitas. Así que vuelven otra vez a la zona del pasamanos a dejar otra nota diciendo que se van al vivac.

Una vez de vuelta en “casa”, ¡sorpresa! Hay filetes de ternera para cenar, con pimientos rojos y con ajitos. Nos pegamos un homenaje, que al fin y al cabo estamos allí abajo para disfrutar. Al final ni siquiera conseguimos acabar la ternera.

Miércoles 21.02.2018

Nos despertamos a las 7 bajo la batuta de Nano cantando el cumpleaños feliz. ¡Avelina cumple 33! Desayunamos con la calma y para las 9 estamos ya de camino a la zona de exploración, nos vamos a la zona de los Tubos de Arena. De camino Nano, Alba y Sara tiran un par de puntos de topos en el P30. Cuando llegamos, nos encontramos con la desagradable sorpresa de que las incógnitas que íbamos a explorar no son tales porque se exploraron en la campaña anterior pero no hay datos al respecto (¡de poco bajamos un P20 en el que Sergio ya había estado!). Nano, Alba y Sara instalan el único pozo que parece que no se ha bajado en esa zona.

Mientras que Julia, Sergio y Avelina deciden hacer una limpieza sistemática de todas las incógnitas para dejar la topo limpia de interrogaciones. Tiran unos pocos puntos de topos en diversas zonas, nunca más de dos o tres, quitan algún que otro reflectante azul y al final vuelven con el otro grupo. Justo al lado del pozo donde están los otros hay que hacer una escala, que Sergio, con mucha maña, se hace a pelo. Una vez arriba, instala una cuerda y Julia y Avelina van haciendo la topo. Llegan a un pozo en cuya base la galería se bifurca, a la izquierda un meandro corto da a la cabecera de un pozo bastante grande, pero la cabecera es demasiado pequeña como para poder pasar. A mano derecha la galería continúa, se hacen un par de destrepes y se llega a la base de una escalada de más de 60 metros (el disto nos da error intentando medirla), el meandro continúa por la derecha, aunque al final vuelve a hacerse muy estrecho otra vez, a pesar de que más adelante se ve un destrepe con dimensiones mucho mayores. Terminada la topo se van al encuentro del otro equipo, que ¡ha pillado!

Alba había empezado a instalar el pozo, pero tras el segundo fraccionamiento, a Nano no le gustan un pelo los bloques sueltos y decide seguir él con la instalación. En la base encuentran que hay varias opciones, se deciden por una gatera que tras unos 8 metros desemboca en una sala enorme, que realmente son unos cuantos bloques gigantes encajados en mitad de unos pozos. Exploran las galerías laterales, a la derecha más amplia y a la izquierda, tras instalar un pasamanos entre los bloques, un meandro. Parece que alguno ha engordado con la cena del día anterior y encuentra la progresión por el meandro bastante incómoda, así que deciden llamarlo “Meandro de la Ternera”. Empiezan la topo Nano y Sara, y Alba intenta desobstruir al final del meandro ya que parece que puede haber continuación. Pero inmediatamente llegan los refuerzos. Sergio se une a la desobstrucción y Julia toma el cuaderno de topo; entre todos se hace más ameno el trabajo. Una vez topografiadas las galerías hasta la conexión con la cabecera del pozo, se desinstalan los pasamanos y se dejan pendientes los pozos para el día siguiente.

Salimos tarde hacia el vivac, pero tampoco importa porque no nos espera nadie. En el vivac Nano cocina unas lentejas con panceta y filetes de lomo que están para chuparse los dedos. Avelina invita por su cumple a pastel de fruta (o alguna cosa parecida) y saca un par de botellitas, una con vino de Oporto, y otra con un licor alemán. Parece que entran bastante bien y alguno hasta se pone contento (nada comparado con lo de Tello volviendo del río) así que disfrutando de la compañía se organizan pruebas para demostrar las habilidades, no se sí espeleológicas o de contorsionismo. Después de momentos en los Nano contiene la respiración por estar demasiado cerca de las partes íntimas de Sergio, y de algún que otro coscorrón que ponen en peligro la integridad física del grupo, nos vamos a la cama.

Jueves 22.02.2018

Nos levantamos, algunos con menos ganas que otros ya que parecen que les retumban las uvas en la cabeza… hacemos dos grupos.

Alba, Nano y Avelina vuelven a los “Tubos de Arena”, al pozo que instalaron el día anterior. Llegan a la galería grande y allí instalan un pozo de 30 metros. Cada vez que hay ratos de espera para la instalación, Avelina se marca unos pedazo de conciertos que dejan a los otros dos en trance (no siguen instalando para no hacer ruido). En la base del pozo se abre un meandro de unos 20m que lleva a otro pozo de 8m. Lo instalan y acaban en la base de una chimenea. Por otro lado el meandro continúa y lleva a otro P12 (se instala con parabolts y ocho doble y se mete un desviador a unos 4m del suelo). Allí el meandro se ensancha. Mientras las chicas comen, Nano hace una escalada de 5m para poder seguir por el meandro, que por fin desemboca en un meandro más amplio. Aquí deciden tirar hacia la izquierda, y un poco después se encuentran con el punto 12 de Gabi, donde hay instalada una cuerda para continuar con la exploración del meandro que no se acabó en la campaña anterior. Desde ese punto se empieza hacia atrás la topografía hasta llegar al punto 11420, conexión con el día anterior. Debido a los pelos de gallina de Nano y Alba, se decide llamar a la zona la “Galería de la Ópera”.

Sergio, Sara y Julia vuelven al “laberinto de las Amadas Líderes”. Sergio instala un pozo que cae al derrumbe debajo del pasamanos de 100; mientras, Julia y Sara terminan la topo de las galerías laterales. Una vez acabado el pozo, Sergio ratonea por todas las zonas y llegado un punto debatimos que hacer con la topo. La parte superior de la “Galería Grande” está llena de tubos de unos 10-15metros que al final decidimos no topografiar, ya que estos no se van a blanco. Comen tranquilamente y se van a la siguiente incógnita de la lista, la galería Norte del Erebús. Allí encuentran el último punto de topo de Tello (que no agachó mucho el lomo) así que sacan los trastos de topo y sacan unos 30metros más en dirección norte, una de las zonas es una galería llena de moon-milk. Al final, Sergio se mete por una gatera inmunda llena de barro (en general el sitio es un tapón de barro y se necesitaría una pala y dosis extra de motivación para hacer una desobstrucción) y visto que no llega a ningún sitio, se deja allí la topo. Vuelven a la intercesión con el camino del otro grupo y esperan allí hasta las 7.30, al final se van al vicac. Pasados los Tubos del Erebús les ven bajar el caos de bloque, pero ya esperan en el vivac.

Al llegar, Sara prepara espaguetis con panceta y lomo que condimentamos con extra de queso y que estaba buenísimo (otra cosa no sé, pero cuidarnos a la hora de comer lo hicimos como nunca en ese vivac)

Viernes 23.02.2018

Como el día anterior al grupo de Nano, Avelina y Alba se les había hecho un poco tarde en la exploración y topo del meandro, no pudieron cambiar las cuerdas ni los malliones de la escalada que había realizado Sergio el miércoles y aprovechando que parte del grupo se había levantado un poco cansado, se decidió hacer jornada de mañana y de tarde comiendo en el vivac. Así que Nano, Sergio y Julia salieron a las 9 hacia los Tubos de Arena, recogieron cuerda en el nido del Erebús y en poquito tiempo estaban en cambiando las cuerdas. Se cambió por cuerda vieja y malliones de acero el pozo hacia la zona de la “Ópera” y la escalada.

De vuelta se hace el inventario en el nido del Erebús y llegan al vicac relativamente pronto para descubrir que el resto del equipo había realizado una exhaustiva tarea de selección de la comida del vivac con su correspondiente inventario, añadiendo un poco más de detalle que lo normal (hay comida allí para alimentar a un grupo de seis durante un par de semanas…). También habían limpiado el menaje y organizado botellas.

Como era pronto para comer nos pusimos todos a ordenar el material, limpiar y engrasar mosquetones, dejar parabolts en un bote para que no se oxiden, limpiar multimontis, etc. Una vez terminado comimos unas lentejas y nos fuimos todos a la zona del Coto a encontrar esos pozos que había que bajar para así dejar esa zona cerrada. Esta vez Nano consiguió encontrar la entrada a ese sector y cuando llegamos al lugar de la incógnita nos sorprendió ver que había sido bajado ya que había una cabecera doble para multimontis. Un tanto decepcionados por semejante cambio de planes decidimos darnos una vuelta. Subimos hasta el final de la galería donde grande (donde salió el baipás de Alba) y luego volvimos al vivac por la rotonda, pero como era pronto fuimos a ver el sector de la música y entramos hasta la “Chambre du Goblin”, donde Avelina se marcó el mejor concierto que se ha escuchado jamás en el sistema, ¡se nos puso a todos la carne de gallina!, visitamos la galería tan bonita que hay detrás del vivac y ya de vuelta en “casa” Sergio preparó un arroz con triple ración de champiñones y con filetes de lomo que estaba inmensísimamente bueno. Además dejamos todo recogido para el día siguiente.

Sábado 24.02.2018

Nos levantamos a las 7, desayunamos con calma y cargamos las sacas de Alba, Sara, Avelina y Julia con los taladros, baterías, cuerda para las exploraciones de Semana Santa y basura. Se supone que Sergio y Nano sólo deberían sacar sus cosas y la cuerda del pozo del entrada, sin embargo Sergio se subió un par de baterías de su taladro. El grupo de las chicas salieron a las 9 y subieron los pozos a muy buen ritmo. Estaban ya en la última repisa cuando llegaron Nano y Sergio. Así que ellas salieron a la calle, donde hacía un sol precioso, y los chicos desinstalaron el pozo. Cuando se les empezó a escuchar, Julia se acercó hasta la gatera a ayudar a Nano a pasar las sacas por la gatera. Nano se quedó a esperar a Sergio y en ese rato llegaron Fernando y Jordi a echar una manita a bajar las cuerdas hasta el coche. Cuando Sergio llegó, Julia volvió a bajar y juntos ensacaron toda la madeja y organizaron las cuerdas para que pudieran bajarlas todas.



Llegamos a comer al camping y no salíamos de allí hasta las 6.30 o las 7. Una vez en el albergue, nos pegamos una merecida ducha, recogimos las cosas y pasamos los puntos de topo a la Excel. Sacamos de la cueva 1008m de topo, ¡qué no está mal! Pero si hay algo que subrayar de esta semana en la cueva sido la inmejorable compañía y convivencia, con un buen rollo constante, y al final, es a disfrutar a lo que vamos. Personalmente yo lo pasé como nunca.

1 comentario:

  1. Muy bien, Chic@s, Enhorabuena a Todos, y hoy especialmente a nuestras compañeras ESPELEÓLOGAS!!!

    ResponderEliminar