SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Hormigas Homo Sapiens

De nuevo me encontraba inmerso en una nueva exploración de esta torca que comienza a quitarme el sueño.

Nuestro objetivo esta vez es una gatera que encontraron los belgas en la última incursión realizada y que nos aproxima bastante al lugar deseado: La Galería del Hormiguero del Canto Encaramado.

En esta ocasión acompañé a las hormigas belgas: Dirk, Piet, Oswald y Dam. La aproximación fue más cómoda de lo habitual, gracias al cuatro por cuatro, 16, de mis compis.

El tiempo, un día de invierno en verano.
El descenso, cómodo y rápido.
La progresión: barro, barro y algo más de barro y el lugar de trabajo, cómo no; una gatera con piedras, piedras y más piedras.


Por desgracia este día el Dios Eolo no estaba por la labor y su aliento, esta vez imperceptible, ni el humo del incienso era capaz de captar.

Mi primera incursión en la gatera no me transmitía demasiadas buenas esperanzas. En el punto de desobstrucción, a través de un agujero minúsculo, sólo descubrí lo que más me temía: piedras. Este hecho unido al poco movimiento aéreo me alejaba considerablemente del optimismo. Aún así se comienzan las labores de desobstrucción y acondicionamiento pues en su momento Eolo manifestó su presencia con un aliento perceptiblemente más animoso que el presente, lo que hizo alertar a nuestros amigos e insistir en la susodicha minucia.

Como la cosa se prolongaba decidí buscar en otros puntos de la cavidad. Me sorprendió la abundancia de formaciones algunas de ellas muy venteadas. Al poco tiempo se unieron a la revisión los demás, aburridos de sacar tantas y tantas piedras. En unas horas se encuentra una nueva gatera, esta vez de tierra, pero en cualquier caso, con necesidad de desobstrucción.



Relativamente más despejados volvemos sobre nuestros pasos para acometer un nuevo ataque. O a mí me lo parecía o esas piedras eran cada vez más grandes, pensé.

Me interné nuevamente por el orificio y logré meter el casco, esta vez con la cámara de video, para tratar de captar algunas imágenes y desvelar, aunque parcialmente, los secretos que se escondían tras aquel "ojo de buey". Parecía que el lugar se volvía más holgado y espacioso.


Miramos la hora y nos dimos cuenta que teníamos que regresar. Siempre nos pasaba lo mismo: En el último momento surgen nuevas esperanzas que nos dejan con "la miel en nuestros labios".


No obstante, como espeleólogo que soy, perseverante y obstinado, son los dos objetivos que mejor me vienen al pelo y gracias a ello considero que esto realmente nos empuja al mantenimiento de nuevas ilusiones para seguir desvelando el mundo de los Dioses.

Al final 12 h. de actividad, estamos abonados a esta cifra.

Os dejo unas fotos y un video. Las últimas fotos son de Cañuela porque al día siguiente fuimos a ver si salía el olor del incienso por su boca. Es que somos muy optimistas ;-) 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario