SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 4 de agosto de 2016

Vivac en el Sistema Alto del Tejuelo del 8 al 16 de julio de 2016

Alboroto nos cuenta las andanzas de estos intrépidos exploradores de las profundidades:

La campaña arrancó con una entrada de Niphargusinos al Sistema Alto del Tejuelo (Manu, Arturo y Niño). Por un "pequeño" olvido, no pudieron completar la exploración del meandro que querían pero aprovecharon para "allanar el camino" a los compañeros que bajábamos días después.

El lunes por la tarde David, Gorka, Jordi, Tubi, mi flemón y yo (Alboroto), bajábamos los pozos mientras el nivel de vaciles subía como la espuma. En la base, Gorka "el vegano" y Tubi "el canario", se fueron a por una cuerda, mientras los otros cuatro saneábamos un pasamanos. Después, todos del tirón al vivac.

El martes Tubi, Jordi y Gorka se van a retopografiar una zona hacia el sureste que acaba en una sala grande. El gordo y el flaco (David y Albo) vamos a dibujar una zona laberíntica y a acabar la exploración de un tubo pendiente de montar pasamanos. Una vez dibujado lo que faltaba nos ponemos con el tubo. Al segundo pasamanos, el tubo es cortado por una fractura norte-sur, al norte sale a una sala conocida, pero al sur ... ¡ay amigo al sur!, ... una escalada con aire nos anima mucho, ya que en la entrada anterior se han visto indicios de una posible gran galería fósil en esa dirección. Al final, cambiamos el ansia, por la exploración inteligente. Dejamos todo preparado para hacerla al día siguiente, con toda la jornada por delante y nos dedicamos a cerrar varias cosas en el laberinto. Por la noche, los nervios afloran... ¡Mañana es el día!


Miércoles, cuesta levantarse pero espabilamos rápido. Tubi y Jordi van a hacer la escalada y yo me voy con el vasco vegano y el vasco carnívoro (Gorka y David) a revisar unos meandros hacia el norte.

Tubi flipó con el abuelo y eso que le conoce hace unos años ya, pero es darle un taladro, atarle una cuerda al arnés y ni pastillas ni os....!!. Vamos, que se curraron un escaladote con una salida rarita donde las haya, entre costras de formaciones viejas, a una galería que,... ¡madre mía!. Miraron de cambiar el acceso, ya que parecía obvio que alguna vez más íbamos a volver por aquí,... pero era imposible y dada la hora Tubi se adelantó unos 150-200 m por la galería (por si se acababa, jeje) y el surco que dejo en el suelo, de la empalmada que llevaba, nos sirvió de guía al día siguiente.


Los vascos y yo tiramos toda la poligonal de los meandros hacia el norte, revisamos una estrechez que solo cabía yo (muy raro) y en la salida a la sala nos topamos con otro paso estrecho que por alguna extraña razón, y para variar, solo cabía yo. ¡Y eso que el vegano se ha quedado en los huesos!. Los tiene anchos, pero en los huesos, así que como dice la topo que hay otro tubo que llega a la sala, lo busco desde dentro, mientras los de las vascongadas, bueno, Gorka se enfada con el paso (se enfadó tanto, que al final pasó hasta el gordo). Yo de paseo por unas terrazas (y no de las de cervecitas precisamente), un bloque vino a hacerse amigo mío, a punto de darme un abrazo vio que era feo y con malos pelos y cambio de opinión, así que aproveche para irme rápidamente. Un rato después, cuando volví a recuperar el habla, me di cuenta que el flemón se había quedado allí. Todavía debe estar agazapado esperando el bloque. Intentamos bajar a una galería, pero todo son tapones de tierra y piedras y no se puede.


De vuelta miramos si el equipo del Abuelo y El Canario han podido instalar hacia la sala pero vemos que no y emprendemos la vuelta al vivac, donde nos cuentan cuán grande es la galería y todo lo que parece que saldrá, y bla, bla, bla,... cerveza que va, cohiba que viene,... y bla, bla, bla...


El jueves "NO" cuesta levantarse (que raro, no sé porque será), hoy vamos todos a esa galería nueva, Tubi y Jordi adecentan aún más la escalada mientras que Gorka, David y yo vamos tirando topo,... hay incógnitas, pozos, etc... ¡gira a la derecha! Los nervios se palpan, el suelo baja 7-8 m y al otro lado del resalte de arena, se ve un color negro intenso, muy intenso, pero que muy, muy, muy intenso,... ¿ya sabes cómo te digo no? Abracitos y tal, pongo dos tacos y la cuerda para progresar y ¡arriba! Antes de asomarme doy una voz, el eco al rato vuelve igual de fuerte, la galería es cortada por una fractura enorme, llegan Tubi y Jordi y todos flipando, el disto da medidas de 70 m y al suelo hay otros 50 ó 60 m y tampoco se ve clara una instalación por lo fracturado del borde.

Decidimos volver, por la posibilidad de haber conectado con una zona conocida y revisar alguno de los pozos y demás cosas que hay en la galería. Entran Jordi y Tubi a uno de los pozos y nosotros a un hundimiento con un eco que no sabemos de dónde sale. A los 10 minutos viene Tubi, se han quedado sin cuerda. Le damos la nuestra y encontramos un meandro muy curioso que corta la galería por un agujerito que es por donde sale el eco. Nosotros salimos revisando cosas y aparecen otros dos pozos muy grandes. Tubi y Jordi se vuelven a quedar sin cuerda (si es que le dejas una cuerda, anclajes y un taladro al Abuelo y desaparece. Nos va a salir más rentable poner una fábrica de material de instalación que dejarle montar pozos al Abuelo,... habrá que revisarle la dosis de las pastillas,...) y deciden salir, porque bajar a pelo los 9 ó 90 metros que les faltan, les parece un poco heavy,... así que nos juntamos en la cuerda de entrada a la galería (Bautizada cómo Galería de Los Costrollos cómo Pollos) y volvemos todos juntos. Alas 21:30 aparecemos por el vivac.

Al día siguiente salimos con muy buen sabor de boca hasta que nos dimos cuenta que Gorka, el vegano, que tenía prisa por comerse una ensaladita, se había llevado el móvil con todos los datos de la topo haciéndonos estar en ascuas hasta la noche.


Unas indicaciones al Sr. Ingeniero (de qué botón se enciende el móvil,... toca aquí,... toca allí,...) y conseguimos que nos envíe los archivos de topografía. Es entonces cuando descubrimos que esa gran fractura que corta la galería es una sala conocida en la zona sureste.

Una desilusión,... pero bueno, nada que no se pueda ahogar en cerveza...


Al final, unos 1800 m de topografía y una carretilla o dos de incógnitas "p´a ir tirando"

El sábado fue la fiesta de los 20 años de exploración en la zona. Por ello, quiero desde aquí felicitar a todos los exploradores que han estado, están y estarán por aquí currando. Equipo tan diverso como extenso.



¡Un placer y que dure mucho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario