SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 5 de mayo de 2016

La tenacidad de las hormigas

23-04-2016

Hormigas: Alboroto, Antonio, Carlingis, Manu y Miguel Ángel.

Cuando empiezas un relato como éste es difícil elegir el instante adecuado en el que comenzar la descripción. En este caso me saltaré los prolegómenos e iré justo al momento de partida desde la furgoneta.


Algunos me comentan que les gusta una descripción detallada de la actividad; pues bien, allá vamos.

Nos vestimos, no llueve. Paraguas y chubasquero en mano iniciamos nuestra andadura.

Camina, llueve, abre paraguas, pasa pastor eléctrico, otro más, baja, llanea, baja, collado, sube y sube; collado, baja y baja; nos vestimos de romanos, no llueve, baja, pasamanos fácil, inicio pozos, baja fracciona, base pozo, anclaje en Y, otro, fraccionamientos varios de todo tipo, base pozo, camina, baja por cuerda, más fraccionamientos, péndulo, puente tibetano, cabecera e inicio del siguiente pozo estrecho; fracciona y fracciona y, finalmente, base pozos.

Ya estamos en la gran sala. Como vamos ciegos por el ansia de exploración algunos se equivocan de camino pero enseguida se dan cuenta y vuelven a la senda preestablecida.

Vamos a la descripción de la siguiente parte.

Anclaje en Y , desciende, (y pensar que las primeras veces bajábamos sin cuerda), destrepa, camina, pozo “chanchi piruli”, base con bloques, otro pozo estrecho en cabecera por culpa de los bloques, base de pozo con “más bloques”. Paso estrecho desobstruido en la primera exploración, destrepe, pasos estrechos para elegir a cuál más estrecho, pozo-resalte a gusto de cada uno, paso entre bloques y acceso a sala llena de “bloques”, hasta los cojo… de “bloques”.

En este punto nos dividimos pero antes, Antonio nos muestra el camino pues, como todo son “bloques” es un poco complicado localizar la continuación.

Antonio y Carlingis se dirigen al final de Desman para continuar los trabajos de desobstrucción para que puedan pasar el resto de las hormigas. Alboroto, Manu y yo, a quitar tierra y piedras, en un paso con un pelín de aire, labor también típica de las hormigas.


Llegados al punto señalado e iniciamos las labores de desobstrucción pertinentes con una pequeña azada que Alboroto había comprado para la ocasión. Nos vamos turnando y van pasando las horas. Alboroto cada vez más orgulloso de su adquisición pues funciona a la perfección, (qué chulo ha quedado este pareado). Es mi turno tras Manu, que prácticamente ha dejado expedito el paso. Tras unos pocos minutos consigo deslizarme al otro lado, todo es virgen, sin huellas, pero no se trata de ninguna galería como habríamos deseado si no más bien la base de un pozo. Inmediatamente los chicos de Burgos se unen a mí y juntos miramos todos los recovecos. Esto no tiene buena pinta pues para continuar por el buen camino tendríamos que progresar horizontalmente y éste no era el caso. Manu, cómo no, empieza a trepar entre bloques y tras él, Alboroto maldiciendo por lo complicado de los pasos. Al poco tiempo localizan un punto de topo y un agujero de multimonti, y seguidamente la cuerda de los pozos. Lo esperado si subíamos mucho según la referencia de la topografía. Lo bueno es que por este lado nos podemos quitar los pasos estrechos si tenemos que acceder en más ocasiones a la punta de exploración. De regreso vamos mirando minuciosamente todas las posibles continuaciones, pero nada de nada.

Nos dirigimos al punto donde se encuentran las otras dos hormigas. Por el camino flipan mis compañeros con lo laberíntico del lugar debido al continuo paso entre “bloques”.






Poco antes de llegar al punto en cuestión nos topamos con las susodichas hormigas que regresan de su labor con las antenas gachas porque por un par de caramelos de menta no han podido pasar al otro lado. Como estamos muy próximos al lugar de los trabajos vamos a echar un vistazo. Alboroto intenta pasar, pero como dijo Carlingis “es imposible”. De todas maneras ambos consiguen asomar un poco el “careto” y confirman la posible continuación. De vuelta vamos resolviendo las pocas incógnitas que nos quedan, ya sólo me queda una. Como tenemos algo de tiempo hacemos la topografía que nos faltaba y vuelta para el exterior.


En la calle, Carlingis es recibido por la lluvia, Antonio no, yo no, Manu si y Alboroto también. Con paraguas en mano nos vamos bajo una, esta vez sí, intensa lluvia. Menos mal que cuando llegamos a la furgoneta nos da una tregua y podemos cambiarnos.

Han sido 11 horas de espéleo disfrutona.

¡ VOLVEREMOS ¡

2 comentarios:

  1. Juan Carlos Fernández1 de julio de 2016, 17:52

    Para los 20 añucos, nos falta un gran plano de todas las galerias, que recoja esta enorme cueva, sus diversas entradas y proyección en la topografía de superficie y visualización de posibles uniones. Para los muy aficionados y admiradores vuestros, sería un magnífico regalo que todos agradeceriamos.
    Juan Carlos Fernández

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos, si me da tiempo voy a publicar una entrada donde se ve la situación hace 20 años y como están las cosas en estos momentos.

      Eliminar