SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 28 de mayo de 2015

Torca del Espejo - Cueva de los Caracoles

16 de mayo.

Llamada “matutina” de Jordi Carretero:
 
- ¿Qué os parece si vamos a Espejo-Caracoles? 
- Por nuestra parte perfecto.

Teníamos muchas ganas de conocer esta cavidad que se desarrolla en una zona blanca del gran Sistema Alto del Tejuelo.

Como de costumbre, la aproximación fue espectacular bordeando grandes dolinas con unas impresionantes vistas que no nos dejaron indiferentes.


 
Pasamos por la entrada de Espejo y continuamos hasta la de Caracoles. Nos vestimos y p´a dentro. El inicio consistía en una típica grieta en el lapiaz de las miles que observamos habitualmente en los alrededores. Es posible que no hubiese sido nunca descubierta de no haber visto la luz a través de ella desde el Espejo. 


Jordi, como buen anfitrión, nos fue mostrando todos los recovecos, un pozo aquí otro allá, una gatera, un paso por desobstruir, etc, etc…¡Ah!, se me olvidaba, y los caracoles que daban nombre a la cueva, tanto los vivos como los muertos. Nuestras sensaciones fueron las mismas que si nos hubiésemos encontrado en un intrincado laberinto. Realmente se trataba de una caótica cueva donde lo destacable eran los pasos bajos, los destrepes, las trepadas… Poco a poco llegamos a una zona más amplia: la conexión con la Torca del Espejo donde se veía claramente el accidente geomorfológico que daba nombre a la misma. Comenzamos un descenso largo y tortuoso donde se podía apreciar el gran trabajo realizado en todas las incursiones efectuadas. 

Llegamos a la primera incógnita que habían abierto hacía sólo dos días. Allí se instaló una cuerda que nos llevó al fondo de un pequeño resalte. Buscamos por todos los recovecos y nada de nada: por arriba llegamos otra vez a zonas conocidas y por debajo se hacía demasiado estrecho. En el último momento, en el único agujero que parecía tener posibilidades, Jordi consiguió atinar lanzando una piedra que rodó algunos metrillos más allá de nuestro campo visual. No obstante, la cosa estaba complicada: se precisaba de material adecuado para la desobstrucción. Volvimos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a otra incógnita cercana. En este punto Jordi nos mostró con orgullo otro de los agujeros que la tapizaban donde las piedras sonaban en una caída aproximada de unos 30 m. Este paso también requería de trabajos forzados por lo que se dejó para otros momentos más oportunos.
 
Continuamos el descenso percibiendo con más nitidez una tímida brisa que nos fue guiando entre las intrincadas estrecheces. Y continuando este movimiento “reptiliforme” llegamos con paciencia al punto clave. Antes atravesamos una galería descendente en forma de “V” invertida que nos hizo soñar con la posibilidad de sobrepasar la falla para movernos en otras direcciones igualmente atrayentes. A continuación, otro vestigio del gran esfuerzo efectuado por estos colosos espeleólogos: un nuevo paso desobstruido que tras ser sobrepasado, no sin acordarnos de toda su familia, se instaló una cuerda para bajar al fondo de otro resalte. Y rebuscando “por las partes bajas”, accedimos a lo que parecía una nueva continuación que requería, cómo no, de los reiterados trabajos forzados que Jordi and Co. se conocen “a pié juntillas”. 



Llegamos a este punto decidimos “darnos el voltio” no sin antes realizar esa paradita técnica para ejecutar esos quehaceres tan comunes en todo espeleólogo que se precie como tal. 

Y tras 6 h de actividad cuevera, salimos al exterior totalmente satisfechos por haber contribuido con nuestro pequeño grano de arena exploratorio. 



Los datos espeleometricos aproximados son los siguientes: 

Desarrollo: 1500 m.
Profundidad: -214 m. 

Y como de muestra ya se sabe que “sirve un botón”, véanse las fotos del susodicho desenlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario