SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

viernes, 13 de marzo de 2015

Buscando hormigas



Continuamos con la historia del último post del blog.
 
Eran las 17:00 y estábamos en la base de los pozos que nos llevaban al exterior. No parecía haber indicios de que el otro grupo hubiera pasado por aquel lugar. Nos dirigimos al punto donde suponíamos deberían encontrarse. Por el camino íbamos especulando sobre lo que podrían haber hecho: 

“Seguro que la escalada les ha dejado en una galería que ha continuado durante muchos metros llegando a un pozo que no han podido descender por falta de material”.









Oímos voces, estaban justo en el paso intermedio entre la gran sala y la continuación hacia la escalada pero la broca se les había partido en el primer agujero. No obstante, encontraron un paso entre bloques que les llevó finalmente a una ventana. No se conformaron sólo con eso, además encontraron el pozo perdido de Jordi, el que bajó Walter, y vieron que también continuaba pero, al igual que el otro, en principio, necesitaba ser desobstruido. No obstante, tras varias revisiones, Lagar, “el incansable”,  se ofreció voluntario forzoso ;-) para un intento previo.







Mientras bajaban Lagar y Dani, los demás, que no podíamos estar parados, nos dedicamos a la realización de distintas tareas: fotografía, topo, exploración, etc. Seguidamente bajaron Coves y Sara topografiando. Jordi, que ya había bajado, estuvo fotografiando la zona y “rebuscando” incógnitas. Antonio y yo, más de lo mismo.





Después de un tiempo que se nos hizo eterno, finalmente aparecieron manifestando muy buenas sensaciones; después del paso estrecho, Lagar había bajado otro pozo más. En su base existían dos posibles continuaciones que precisaban de trabajos más específicos de desobstrucción. A ambos lados, la presencia de aire demostraba buenas perspectivas. Contentos y satisfechos nos marchamos a la base de los pozos e iniciamos la subida. Sólo tuvimos un ligero contratiempo: olvidamos el champú en casa. Podíamos haber aprovechado la ducha con la que nos recibieron los pozos durante toda la subida. Por fortuna en el exterior no llovía.


 
Después de 13 horas de actividad sin apenas pausa llegamos a los coches y colorín colorado esta historia se ha acabado.

La próxima el 28 y más allá……………..

No hay comentarios:

Publicar un comentario