SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 24 de octubre de 2013

Pesadilla en las Hormigas

Aunque tratamos de minimizar los riesgos siempre existen algunos que están fuera de nuestro alcance, en este caso los pu…. bloques inestables.
Cuando pasan estas cosas siempre se comenta: “Podría haber sido peor”. Pero el susto no te lo quita nadie tanto al que padeció el percance como a los que le acompañaban.

A continuación os pongo el correo que nos envió Jordi Carretero junto con algunas fotos efectuadas antes de la incidencia.

“Lo principal, estamos todos bien, y en casa (Antonio bien).
Hoy hemos ido Adolfo, Antonio y yo a Hormigas, a mirar unas gateras del fondo. Teníamos que poner unos rompepiedras, para ver la continuación.
Bajamos el pozo grande hasta su base, pasamos la sala grande y bajamos un pozo de 65 m donde al final tenían que estar las gateras, (Antonio no recordaba bien donde estaban). En el fondo del pozo, un caos de bloques, y empezamos a buscar la continuación.  Antonio se mete entre ellos pero no era el sitio. Al salir,  Adolfo pisa un bloque y hace mover otro enorme. Le digo: “¡cuidado se mueve!”, al pisar otro  cede y cae uno más pequeño que alcanza a Antonio dándole en el brazo y sacándoselo, por lo que queda empotrado entre bloques. Al tener el hombro fuera de su sitio no puede hacer ningún tipo de esfuerzo, no se puede mover. Como todos sabemos cuando se sale el hombro es muy doloroso, por lo que empieza a sudar, sintiéndose fatal por el dolor y pierde el conocimiento. Pasan unos segundos, mojándole la cara y un par de tortas, pero con cariño, le hace volver en sí, logramos bajarlo y subirlo por otro lado. Suerte que Antonio es duro y con una moral grandiosa, insiste en poner el brazo en su sitio, después de mil pruebas y una hora y media logramos colocarlo por lo que los dolores se calman, con buena letra y paciencia logramos subir todos los pozos y salimos al exterior.

Antonio eres un Superman, tu si que vales.

Nos hemos ido a su cabaña a cenar, y fin del relato”

Jordi

Bueno esperemos que esta semana que viene todo transcurra por cauces más normales y solo hablemos de grandes descubrimientos y de conexiones.













No hay comentarios:

Publicar un comentario