SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 25 de abril de 2013

Una conexión ya conectada

Después de los malos entendidos existentes entre nuestro club y el G.E. Talpa, finalmente las aguas regresaron a su cauce y conectamos, sí, claro que lo hicimos; es precisamente lo que paso a describir como "La crónica de una conexión ya conectada".

Lugar clave donde se están desarrollando los últimos acontecimientos sobre el Sistema Alto del Tejuelo.

Nos situamos en la Semana Santa de 2013. Me encuentro con toda la familia en la cabaña pasiega.

El sábado había quedado con nuestros amigos los belgas que llegaron ese mismo día de madrugada. Nos juntamos todos en la cabaña de Antonio y nos fuimos hacia Bustablado donde se encontraban los de Burgos y los del Talpa.

¡ Qué barbaridad, cuántos éramos ! : 4 Talpa, 2 cántabros, 2 burgaleses, 4 belgas, 1 SECJA.
Total 13, como en el Hobbit, 13 enanos, estamos en 2013 y el sistema tiene 113 Km. ¡ Ufff, cuántas coincidencias ! :-)


Entablé conversación con Lagar y Javi que eran nuestros contactos. La cosa fluía, todo parecía estar bien, ningún mal rollo.

Desde el lugar donde se dejan los coches partimos hacia la sima, todos juntos, en procesión, como corresponde al periodo en el que nos encontrábamos. Sólo nos faltaba que fuera de noche para encender los cascos y dar mayor credibilidad a nuestro vía crucis.


En la entrada, nuestros compañeros del Talpa instalaron un toldo en previsión de posibles lluvias pero afortunadamente todo prometía.


Mi segundo descenso a Hormigas. Sabia que hacía unos días se había reequipado toda la cavidad con anclajes inox y nuevas cuerdas. Esto me tranquilizaba. La verdad que tal como iba descendiendo me decía: " Estos chicos se lo han currado; colectivo Alto del Tejuelo y Niphargus más un tal Jordi de Mataró ". Como en Cataluña todos se llaman Jordi a este lo pondremos su apellido para distinguirlo Carretero.

Y a continuación una tirolina, ¡ peazo tirolina !

Nos juntamos unos cuantos en la base de los pozos de Hormigas y nos fuimos en dirección a la TB41. Mientras descendíamos este tramo se fueron colocando algunos anclajes nuevos para dejarlo todo niquelado.

En la sala de la unión con la TB41 nos juntamos todos para distribuir el trabajo: unos a instalar un pozo con buena pinta, otros a la punta de exploración dirección norte y, con los que me tocó a mí, a topografiar una pequeña galería que partía desde donde nos encotrábamos. Lagar antes de irse me comentó que si acabábamos pronto les buscásemos ya que seguro ellos tendrían para rato.


Nos quedamos cuatro; Alboroto, Manu, Luc y yo, número ideal para hacer una topo precisa: Uno dibuja y toma datos, otro con el equipo de medición, un tercero busca los puntos correctos para avanzar con la mayor efectividad posible y el cuarto "el ratilla" que va mirando todas las posibles continuaciones.

Recorríamos la galería poco a poco guiados por reflectantes hasta llegar a lo que supusimos era el final. En todo este recorrido constantemente percibíamos una ligera brisa que nos refrescaba como si estuviéramos al borde de un acantilado. Entre tanto Manu encontró un pozo aún pendiente de descenso. Como es lógico buscamos una posible continuación en el caos de bloques del final. Me metí por lo que parecía más evidente: una gatera muy transitada con corriente de aire y tras unos pasos estrechos fáciles, por los cuales puede pasar ;-), me encontré con una galería cómoda y amplia con abundantes señales de tránsito. Por supuesto se reanudó la topo en el punto donde habíamos concluido.

Mientras tanto seguí echando un vistazo rápido a todo lo más evidente. Y el que encuentra halla; llegué a un meandro ascendente del que pendía una cuerda !?!? ... Algo no me encajaba.
Nuestros compañeros de Talpa no nos dijeron nada al respecto y para confirmar aún más nuestras sospechas, Manu, después de trepar por las paredes del meandro llega a la cabecera y observa los anclajes de la cuerda: se trataba de multimonti, Talpa no emplea multimonti en sus instalaciones.

No sé cómo pero comenzó a fraguarse en mi cabeza la posibilidad de una conexión con alguna cavidad próxima de los franceses, Maxou o Aitken. Pero todavía algo no encajaba, todo estaba muy pisado, en ningún momento hice un paso por el que no existiesen trazas de huellas humanas. Esto me distorsionaba mis pensamientos sobre posible conexiones.

Entre pitos y flautas, es decir, entre medidas y revisiones, se nos hizo un poco tarde y regresamos al punto de partida. Una nota nos indica que parte del personal había iniciado el ascenso. Decidimos tomar un pequeño tentempié pues eran casi las seis y todavía no habíamos parado ni "p´a mear". Mientras tanto llegaron los que faltaban por subir. Les comuniqué lo que habíamos visto. Lagar y Javi decidieron remontar lo más posible para asegurarse de que aquello era otra cavidad.

Subí contento pero, como le ocurrió a nuestro descubridor de las Américas, con la incertidumbre de saber si habríamos comunicado o no con algo.

El resto, ya sabéis, sube y sube hasta la calle donde la noche nos recibió con una grata sonrisa en forma de luna creciente. Acompañados de los cántabros nos dirigimos a los coches donde comunicamos la nueva posible conexión pero con dudas.

En los días posteriores se confirmaría que los franceses ya habían conectado pero desconocían la cavidad. Nacía un nuevo sistema de aproximadamente 5 Km de desarrollo y una profundidad de -253 m: Hormigas-TB41-Maxou Picchu.







No hay comentarios:

Publicar un comentario