SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 3 de febrero de 2011

EL ANSIA DE EXPLORACIÓN

En ocasiones es difícil conseguir suficiente personal para hacer una exploración en condiciones.
En esta oportunidad las cosas se tornaron difíciles. Dos exploradores y uno de ellos se pone malo en los primeros pozos.
No os perdais detalle de una de las exploraciones con mas cojo... bueno con un arrojo y valentía fuera de lo común.

Relato extraído del blog del Canto Encaramado de David.

Participantes: Antonio Gómez y José Luís Pérez Martín (Josete).

Una vez más, nuestro compañero Antonio, nos sorprende con una exploración en solitario, donde además de bajar solo, explora, topografía y hace algunas fotos... simplemente, IMPRESIONANTE !!!!

Relato según Antonio Gómez: …, nos levantamos sobre las 7:30 h., después de los preparativos dejamos el coche en Linto y Miguel nos acerca al collado de la Espina. 


Sobre las 10 h. entramos Josete y yo por la Torca del Río Perdido. En seguida Josete empieza a tener problemas y a no encontrarse bien, me anima a irme solo y acordamos el límite de las 21 h. para estar de regreso. 
Aligero un poco de peso para ir más rápido y sobre las 11 h. empiezo a bajar, solo me cae un poco de agua en el p23 que se podría evitar moviendo el anclaje de cabecera, pero llevo un poco de prisa.


Sobre las 13:20 estoy en la punta de exploración atravesando la gran sala que ya había visto fugazmente la última vez, cruzo esta por el sitio más fácil que e
s justo el centro, con una gran inclinación de izquierda (arriba) a derecha, donde cae un gran pozo regado que asoma por el techo a unos 30 o 40 metros de su base.

Cuando toco la pared del fondo de la sala reviso diferentes galerías y recodos en esa zona y empiezo a topografiar del final hacia fuera. Al empezar veo que las baterías del “Pony” que había comprobado hacía dos días para compararlo con el disto no son eternas y en ese momento mueren.

Afortunadamente llevo el disto, que aunque no está del todo calibrado no creo que de mucho error. 


Topografío todo lo rápido que puedo durante unas cuatro horas, justo a tiempo para cerrar la poligonal y llegar a la cita con Josete.

En total unos 300 metros más y muchas cosas por mirar,…






No hay comentarios:

Publicar un comentario