SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

miércoles, 26 de enero de 2011

Antonio y Adolfo en acción.

Relato extraído del blog de actividades de SECJA.


( 2 noviembre 2007).



Memoria de Adolfo: 


Por compromiso familiares, Antonio y yo no disponíamos de todo el puente de noviembre, 
motivo por el cual no podíamos ir al Canto con la demás gente que iban a entrar. Decidimos ver y continuar las exploraciones de la Ca32, no habíamos ido desde que bajamos e instalamos el pozo de 100m, quedando pendiente la escalada que mas tarde llevaría a la galería de los Principiantes.
Salimos de Madrid el Jueves por la mañana, cosa inhabitual en nosotros y quedamos en la cabaña de Antonio con Subi, para entrar con nosotros, él había estado en la ultima exploración que se hizo en la Ca32.
Al día siguiente no levantamos pronto, bueno Antonio nos levanto pronto, parece que no duerme pensado en la espeleo, ¡Que tío!. Desayunamos un poco casi nada, Antonio hizo cuatro sándwiches para la cueva, dos para cada uno. Y como suele ocurrir en el SECJA el distanciometro que nos dejaron no funcionaba , adiós topo. Subi decidió no entrar pues tiene problemas de salud y no se encontraba bien, preparamos las cosas y no encaminamos hacia la exploración, a las diez y media de la mañana aproximadamente estábamos listos para entrar.
Lo primero que me fije es que la instalación estaba cambiada, ahora la cabecera esta por la derecha y la cuerda puesta. Los rayos del Sol no debe sentar muy bien a la cuerda.
Descendimos el primer pozo el cual siempre me ha parecido bonito y enseguida remontamos el siguiente, aquí la
 instalación también había cambiado, el pasamano sigue siendo un poco exigente, menos mal que uno tiene recursos y mala boca, continuamos bajando hasta alcanzar el meandro del río, el paso del cortafrío es más grande y se pasa mejor. Llegamos enseguida a la cabecera del pozo grande que no tardamos mucho en bajar, para ponernos en nada en la escalada que da a la galería de los Principiantes.

A partir de aquí todo seria nuevo para nosotros, no echamos ni un vistazo a la galería, nosotros teníamos claro nuestro trabajo sabíamos a lo que íbamos a seguir bajando. Sin pensarlo entramos en el meandro descendimos una primera cuerda y seguimos por él, entre estrechecez y destrepes equipados con cuerdas. Estos habría que reinstalarlos mejor. Llegamos a una especie de pasamano donde cogimos las cuerdas para seguir la exploración, un poco mas adelante llegaríamos a la cabecera del pozo de 20 donde se quedaron David, Subi y Alfredo.

Antonio empezó a instalar la cabecera poniendo dos spit y un anclaje en Y, mientras yo prepare una infusión para los dos pues empezaba hacer frío, por lo menos para mi. Cuando bajamos aquello continuaba pero no por pozos, como prometía sino seguía siendo meandro y por cierto ni muy limpio, ni muy amplio.



En esta nueva dificultad no sé podía clavar por ningún lado, así que después de quitar alguna piedras, que podrían desprenderse, decidimos hacer un anclaje natural un poco dudoso. Bajado este pozo (7 m) nos encontramos en el meandro otro obstáculo esta vez es un nuevo pozo-resalte de unos 10 m. con una pequeña repisa, aquí clavamos un spit para bajar, en este momento vamos en el fondo del meandro y con agua circulando, después de salvar esta dificultad nos volvemos a encontrar con un pozo de unos 8m donde clavamos un spit de cabecera y otro que nos costo un güevo en una estrechez. Aquí dejamos anclada la cuerda que nos sobro.

Bajo Antonio, según él continuo por un pozo de 3 m donde hizo un anclaje natural, una vez bajado siguió por el meandro que se estrechaba mucho, donde tuvo que desobstruir, para poder continuar, hasta llegar a la cabecera de un pozo de uno 10 a 15 m., este pozo según cuenta dice que era mas limpio y sin barro.



Con mucho frío, algo mojados, hasta las orejas de barro y sin mucho mosquetones, solo dos, decidimos darnos la vuelta, pues esa noche queríamos volver para Madrid, eran más o menos las cinco de la tarde, después de remontar el meandro hasta el pasamanos que comente, comimos los dos sándwiches que supieron a poco y continuamos la salida, creo que me gusta más los pozos del Canto, Cuando llegamos arriba estaba nuestro amigo Subi. Dejamos la cabecera de entrada como esta; instalada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario